Búsqueda temas relacionados TablaMaya

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Posiciones sexuales durante el embarazo

¿Cuáles son las posiciones más cómodas?

En un embarazo sin complicaciones, las relaciones sexuales no deberían perjudicarte, ni a al bebé, que está  protegido por el útero y una capa de músculos, rodeado de líquido amniótico y el tapón mucoso que sella el cuello de la matriz durante la etapa del embarazo lo que protege contra infecciones, ni tampoco la estimulación o el orgasmo provocará un aborto o hará que el parto inicie antes, solo que haya alguna circunstancia para no llevarlas a cabo, será tu médico el que te lo indique. Por lo que puedes disfrutar de ellas hasta antes de que se rompa la fuente o bolsa de agua. 

El embarazo da  la oportunidad a algunas parejas de volverse creativos y probar nuevas formas de acomodarse en  una posición en las relaciones íntimas durante el embarazo, que se te hará más difícil a medida que tu vientre crezca. Es por ello que cada pareja debe experimentar diferentes maneras hasta encontrar con cuáles se sienten mejor.

Les dejo algunas posiciones de las más cómodas, con sus ventajas y desventajas, así como unos truquitos para que hagan el amor mientras estás embarazada. ¡A disfrutar!




La posición de misionero (el hombre arriba): Puede hacerse durante el primer y segundo trimestre, pero a medida que el embarazo progresa se hace más difícil y realmente imposible hacia el final de éste. Si la practican después del primer trimestre, tu pareja no debe apoyarse en tu abdomen con todo su peso. Para ello lo recomendable es que te pongas una almohada debajo para no estar acostada plana sobre la espalda. 

Ventajas: si estás cansada, con esta posición puedes permanecer recostada y es él quien se encargará de todo. Se mirarán a los ojos y tienen la libertad de besarse, acariciarse. 

Desventajas: Con más de 6 meses de embarazo, el estar acostada boca arriba te podría provocar  mareos, la forma de evitarlo es colocando una almohada en tu espalda baja para mantener el tronco un poco más elevado, que es lo aconsejable en cualquier etapa del embarazo.



Tú mandas. Ponte de cuclillas sobre tu pareja, más fácil controlar la profundidad de la penetración y así no habrá peso sobre tu abdomen. 

Si quieres tener más apoyo y control, arquea un poco la espalda y apoya tus manos sobre la cama o las piernas de tu pareja. Mejor si tu pareja acomoda una o dos almohadas bajo su cabeza y tronco, lo que acercará más su cuerpo al tuyo.

Ventajas: Se puede realizar durante todo el embarazo porque no exige demasiada flexibilidad en las piernas. Asimismo permite a las manos de tu pareja el acceso directo a tus senos y clítoris. 

Desventajas: Conforme tu panza crece, te será menos fácil estar en cuclillas sobre tu pareja. Puedes probar acomodarte semi-arrodillada, o abierta de piernas, como muestra la ilustración.

Variante de esta posición es que tu pareja se siente en una silla resistente y tu te sientas sobre él. Esta posición no pone ningún peso sobre el útero.

De cucharita: Cómoda para cualquier etapa del embarazo. Recostados de lado, tu pareja atrás tuyo. Es menos profunda la penetración. Su peso no recaerá de pleno sobre tu útero. Ponte una almohada entre las piernas para poder apoyarte y quedar en ángulo.

Ventajas: Tus manos y las de tu pareja tienen la libertad para masajes, caricias y estimulación de tus zonas erógenas. 

Desventajas: Para el hombre hay penetración superficial, y sino agrada a ambos, tal vez no sea una posición excitante. 

A la orilla de la cama: De espaldas con rodillas dobladas y  los pies y nalgas apoyados en el borde de la cama. Tu pareja se arrodilla en el borde de la cama o parado frente a ti. Ponte una almohada bajo un costado para no quedar completamente echada plana sobre la espalda después del primer trimestre.

Ventajas: Cruzar las piernas detrás de la espalda de él, controlando así el ritmo de la penetración. Asimismo sus manos quedan libres para acariciarte. 

Desventajas: Si sientes mareos, los alivias colocando almohadas bajo tu espalda y cabeza.

De perrito: En "cuatro patas", apoyada sobre manos y rodillas. Tu pareja puede arrodillarse y penetrarte desde detrás.

Ideal para todos los trimestres de embarazo, y más durante el tercer trimestre, cuando el tamaño de la pancita dificulta otras posturas. 

Ventajas: la penetración suele ser profunda, lo que implica que talvez tengas que decirle a tu pareja sea cuidadoso. Esta posición es excelente por que alivia la presión de tu abdomen y pelvis, por ello es ideal para las mujeres que sufren de dolor en la pelvis o en la parte baja de la espalda durante esta etapa.

Desventajas: si sufres dolor en las muñecas, síndrome del túnel carpiano, padecimiento común durante el embarazo, es mejor que en lugar de apoyarte sobre las manos y rodillas, te inclines contra una pared o sobre la espalda o el brazo del sofá. 

En forma de "V": Muy buena posición para los primeros seis  meses y de ser posible para los tres últimos, depende de cómo te sientas acostada boca arriba.

Ventajas:  Mientras tú te relajas y disfrutas, tu pareja hace todo el trabajo, e igualmente se pueden acariciar 

Desventajas: Una penetración superficial que quizás no te haga sentir tanto placer. Y hay que tomar en cuenta que al final del embarazo, estar boca arriba, puede hacer que te sientas mareada si estás mucho tiempo así. Si sucede, pon almohadas bajo la espalda para levantar un poco tu cuerpo, se girará un poquito hacia la izquierda.

#embarazo #bebé #pareja #relacionesintimas #amor #posiciones

0 comentarios:

Publicar un comentario